/

«La isla europea de moda este verano que no es ni Santorini ni Ibiza»

Comenzar

Las islas preferidas para los habitantes de 44 países de Europa

Las islas mediterráneas siempre han sido uno de los destinos favoritos de los turistas durante el verano. La combinación de playas de ensueño, vida nocturna sin fin y paisajes naturales impresionantes atrae a viajeros de todo el mundo.

Santorini e Ibiza han dominado durante años las preferencias de los veraneantes, ofreciendo cada una su propio encanto distintivo. Santorini, con sus icónicas casas blancas y vistas al mar Egeo, e Ibiza, famosa por sus fiestas y DJs de renombre mundial, han sido sinónimos de vacaciones veraniegas en Europa.

No obstante, recientemente ha emergido una nueva estrella en el panorama turístico: Menorca. Esta isla, parte del archipiélago balear, se ha convertido en el destino veraniego de moda, atrayendo a un creciente número de visitantes muy concretos gracias a su oferta única de lujo discreto y sostenibilidad, desvelan desde Bloomberg.

Menorca: el nuevo paraíso del lujo discreto

Menorca, conocida como la hermana más tranquila y discreta de Ibiza, ha experimentado un silencioso aumento en popularidad. A pesar de contar con más playas y calas que sus rivales baleares combinadas, solo atrae el 12% del total de visitantes a las islas. Sin embargo, su perfil está en ascenso, siendo la isla de mayor crecimiento en términos de turismo en los últimos años. En 2022, Menorca experimentó un crecimiento del 13% en las llegadas de turistas y el gasto turístico casi se duplicó.

La isla ha adoptado un enfoque de desarrollo lento y constante, priorizando la sostenibilidad y la conservación. Este enfoque ha dado lugar a una serie de hoteles boutique de lujo que se integran perfectamente con el entorno natural y la arquitectura histórica. Por ejemplo, el Cap Menorca Relais & Chateaux, un nuevo complejo de lujo con solo 15 suites independientes, cada una con su propia piscina y vistas al mar Balear. Este hotel ha establecido nuevos estándares de precios en la isla, con tarifas que superan los 2.000 euros por noche en verano.

Una oferta de sostenibilidad

Menorca también ha visto el desarrollo de otras propiedades de lujo como el Menorca Experimental, una finca del siglo XIX transformada en un hotel de 43 habitaciones sin televisores, lo que subraya su compromiso con un turismo minimalista y consciente.

La isla es también un ejemplo de conservación, siendo una reserva de biosfera de la Unesco, lo que dificulta el desarrollo, pues no se permite edificar, pero garantiza la preservación de su belleza natural. Se han aprovechado antiguos hospitales, edificios señoriales o incluso una antigua base militar para rehabilitarlos en forma de hoteles boutique y experiencias gastronómicas.

Se busca aumentar el turismo de calidad, y evitar las grandes masas

Este auge en el turismo de lujo ha sido acompañado por una creciente escena gastronómica y cultural, con establecimientos como la galería Hauser & Wirth y nuevos restaurantes que destacan los productos locales, como el aceite y el vino. «El 92% de lo que se consume en Menorca se cultiva en la isla», afirman desde Bloomberg.

A medida que Menorca continúa desarrollándose, mantiene su esencia intacta, atrayendo a aquellos que buscan una experiencia auténtica y sostenible lejos de las multitudes. Menorca se está consolidando como el nuevo destino veraniego preferido en Europa, ofreciendo una combinación única de lujo, sostenibilidad y autenticidad que la distingue de otras islas más concurridas como Santorini e Ibiza.

Enlaces del mes:

Noticias en español: Prensa24.es – Moha.es – Jobo.es

Recetas : HowToFry.com – TodasRecetas.es

Moha.es